Liposucción de la Papada

El acumulo de grasa debajo del mentón quita gracia y elegancia en un cuello poco y una mandíbula poco definidos. La eliminación de este acumulo redefine y marca las líneas atractivas que estaban escondidas por la grasa.


La intervención es min invasiva y ambulatoria. Se realiza con anestesia local y sedación por el confort del paciente. Consiste en realizar una pequeña incisión debajo del mentón, atreves de la cual, Gracias a una cánula de liposucción, se aspirará el exceso de grasa. A veces puede ser necesario realizar otras incisiones detrás de los lóbulos de las orejas.


La incorporación a vida normal e de 5-6 días.

Preguntas frecuentes:

La liposucción de papada consiste en la reducción o eliminación total de la grasa localizada bajo el contorno de la mandíbula mediante aspiración. Es un procedimiento ambulatorio, realizado en un entorno protegido y estéril como un quirófano, que se realiza bajo anestesia local y sedación y suele durar entre 45’ y 1 hora.

Hay enzimas y productos que se pueden inyectar en la zona, pero a día de hoy los resultados no son del todo satisfactorios.

Las cicatrices son imperceptibles y ocultadas al máximo. Actualmente cada día son cicatrices más pequeñas y menos invasivas. El objetivo es que se vean lo menos posible y si lo son podemos mejorarlas con láser y otra aparatología.

La intervención se realiza con anestesia local y sedación para un mayor confort del paciente.

Se necesita una analítica de sangre y un electrocardiograma. En raros casos, como angiomas, se necesitan pruebas adicionales.

Antes de una intervención de liposucción de papada se recomienda no fumar o tomar medicamentos que pueden alterar la coagulación de la sangre (como algunos analgésicos o algunos productos naturales). En pacientes que habitualmente suelen tomar anticoagulantes, será el médico quien indicará la suspensión.

Las pautas no son muchas. En la mayoría de los casos se recomienda estar en ayunas al menos 6-7 horas (ni comidas ni bebidas) antes de la hora de la cirugía. Se recomienda no llevar metal en contacto directo con el cuerpo (como pendientes, cadenas, relojes, anillos, etc). Se recomienda venir con la cara limpia, sin maquillaje o pintauñas.

La recuperación es muy rápida. La inflamación y los morados, que pueden salir, desaparecerán en pocos días. Durante el postoperatorio será necesario utilizar una mentonera los primeros días que ayudará haciendo presoterapia en la zona. Además, la aplicación de frío (Hiloterapia) reducirá los tiempos de recuperación y la aparición de morados, reduciendo también la toma de analgésicos.

Más que de dolor, hablaríamos de molestias, que dependiendo del grado de sensibilidad del paciente serán mayores o menores. Para estas molestias se pautarán analgésicos y antinflamatorios además de la aplicación de la terapia de frío (Hiloterapia).

Evitar fumar, ingerir alcohol y no tomar medicamentos que puedan favorecer un sangrado durante un período de 48 horas después del procedimiento. Protegerse de los rayos solares (FPS 50+) y las temperaturas extremas (sauna o tratamientos termales o climas gélidos) durante las siguientes 48-72 horas. A la semana tras la intervención se aplicarán cremas específicas y se realizará drenaje linfático para mejorar los resultados y acelerar la recuperación.

Por regla general, las personas que se someten a este tipo de intervención quirúrgica son pacientes sanos, los riesgos son mínimos y reversibles. Hay que recordar que siempre que haya una herida existe la posibilidad de que se infecte. Por ello se toman todas las medidas para evitar la contaminación de las incisiones.

Lo ideal es dormir boca arriba, manteniendo la cabeza más alta del tórax haciendo acopio de almohadas para una mayor comodidad, al menos unos días tras la operación.

La prenda compresiva o mentonera debe ser utilizada al menos 20 horas diarias durante los primeros 4-5 días. Posteriormente solamente durante la noche, los siguientes 15 días.

Habitualmente la/el paciente puede volver a la vida normal y al entreno en 4 días, dependiendo del tipo de trabajo y actividad física.

Los resultados generalmente se apreciarán a partir de la segunda tercera semana tras la intervención, una vez que hayan desaparecido hematomas o hinchazón, y van mejorando con el paso del tiempo. Los resultados definitivos pueden tardar hasta dos meses, de cara a eventos públicos importantes, recomendamos realizar la cirugía con un par de meses de antelación.

Los resultados son definitivos, siempre y cuando el/la paciente no aumente de peso considerablemente. Pueden verse afectados por patologías secundarias a cargo de la tiroides o por otras patologías sistémicas. Además, con el paso del tiempo la flacidez puede afectar, por eso recomendamos cuidados específicos de la zona.

Precio de la Liposucción de papada

Desde 1.650€

Contáctanos

Rellena el formulario de contacto y haga sus consultas

C/Del Dr. Roux 91 08017 Barcelona

+34 623 40 29 98

Info@carmelofama.com

Pide Cita

¡Pregúntanos lo que quieras!