Otoplastia

Las orejas prominentes, o en asa (popularmente conocidas como orejas a “soplillo), son una malformación congénita debida a una anomalía del cartílago auricular. Se trata de una anomalía bastante frecuente en edad escolar y puede representar un estigma.


El desarrollo excesivo de la porción de unión del cartílago auricular con el cráneo hace que las orejas sobresalgan, que demasiado separadas de la cabeza y muy proyectadas.


Más comúnmente pero este defecto es debido a una falta de pliegues del cartílago lo que da la apariencia de una oreja extendida y plana. Razón por la cual el paciente vendrá valorado muy meticulosamente.


Gracias a la otoplastia se consigue resolver quirúrgicamente estos casos. Puedes valorar realizar la intervención a partir de los 7 años de edad (época más recomendada) o a lo largo de la vida, incluso adultos se someten a esta intervención.


Existen numerosas técnicas quirúrgicas, el método más habitual consiste en hacer una incisión escondida detrás de la oreja hasta llegar a la zona del cartílago que presenta la falta de curvatura y crearla con un resultado natural y corrigiendo la deformidad.


La intervención se efectúa bajo anestesia local y sedación en régimen ambulatoria.

Preguntas frecuentes:

En general, la otoplastia se puede realizar cuando el niño o la niña haya cumplido cuatro años. A esa edad, las orejas ya se han desarrollado completamente.  Muchos sienten que, si se realiza cuando el paciente es más joven, ayudará a preservar la autoestima las orejas más prominentes pueden ser objeto de burlas.

Hay una cicatriz en la parte posterior de la oreja y ocasionalmente en la superficie frontal dentro de uno de los pliegues. Básicamente están escondidas.

Durante la operación se hace mas débil el cartílago de las orejas. Pero, debido sus características y a la memoria de los tejidos hay un riesgo que vuelva a abrirse ligeramente el pabellón auricular.

Habitualmente la cirugía de otoplastia dura 1 hora y media.

Siempre utilizamos sedación y anestesia local para los niños y anestesia local para adolescentes y adultos.

Cualquier intervención puede dar lugar a molestias. El postoperatorio no es doloroso. Para evitar molestias o dolor se pautan analgésicos.

Se recomienda no fumar o tomar medicamentos que pueden alterar la coagulación de la sangre (como algunos analgésicos o algunos productos naturales). En pacientes que habitualmente suelen tomar anticoagulantes, será el médico quien indicará la suspensión.

Las pautas no son muchas. En la mayoría de casos se recomienda estar en ayunas de al menos 6-7 horas (ni comidas ni bebidas) antes de la hora de la cirugía. Se recomienda no llevar metal en contacto directo con el cuerpo (como pendientes, cadenas, relojes, anillos, etc). Se recomienda venir con cara limpia, sin maquillaje o pintauñas.

Cuando haya terminado la otoplastia, el cirujano colocará un vendaje alrededor de su cabeza para ayudar a que la cicatrización sea correcta y para evitar cualquier perturbación de un agente externo. Después de unos pocos días se le quitarán las vendas, y el cirujano las reemplazará por un vendaje mucho más liviano, similar a una diadema para el pelo. Protegerse de los rayos solares (FPS 50+) y las temperaturas extremas (sauna o tratamientos termales o climas gélidos) durante un mes.

Es recomendable esperar unas semanas antes de usar gafas. Puede ponerlas de manera provisional por encima de la venda y cuando se la hayamos quitado, se tendrá que esperar unos cuantos días para que no tenga ninguna contraindicación.

Puedes ducharte al día siguiente siempre y cuando la cabeza se mantenga seca. Los oídos pueden mojarse después de 7-10 días. Los baños no son una buena idea hasta 3 semanas después de la cirugía para mantener la hinchazón baja y evitar molestias.

Es mejor descansar durante los primeros 7-10 días, si es posible.  Los moratones son variables y generalmente se localizan dentro y alrededor de los oídos. Después de 2 semanas la inflamación presente será más pequeña y podrá empezar gradualmente. Los deportes de contacto debe evitarlos hasta que no hayan pasado entre 3 y 6 meses.

El lóbulo rasgado de la oreja es aquel desgarramiento producido por el peso de los pendientes o por un tirón brusco con aumento exagerado del agujero hasta el desgarro que divide el lóbulo en dos. También lo vemos en pacientes que han utilizado dilatadores y desean retirarlos. En estos casos la solución es sencilla y los resultados permiten volver a llevar otra vez los pendientes deseados o retirar antiestéticas dilataciones.

Precio de la Otoplastia

Desde 2.450€

Contáctanos

Rellena el formulario de contacto y haga sus consultas

C/Del Dr. Roux 91 08017 Barcelona

+34 623 40 29 98

Info@carmelofama.com

Pide Cita

¡Pregúntanos lo que quieras!